El extracto de arándanos puede ayudar a frenar la resistencia a los antibióticos.

Un nuevo estudio ha encontrado que el extracto de arándano en realidad puede hacer que las bacterias sean más sensibles a los antibióticos. Los investigadores canadienses detrás del estudio dijeron que fueron los efectos de la fruta en las infecciones urinarias lo que los inspiró a investigar sus habilidades para combatir infecciones. Eligieron bacterias que causan problemas como gastroenteritis, neumonía e infecciones urinarias para su estudio.

Después de aplicar el extracto de arándano a los cultivos de bacterias, notaron que las moléculas de arándano hicieron que los cultivos fueran más sensibles a los antibióticos. Sus efectos fueron dobles: hicieron que las membranas de las bacterias fueran más permeables al antibiótico al tiempo que interrumpían el mecanismo utilizado por la bacteria cuando quiere eliminar el antibiótico.

La autora principal del estudio, la profesora Nathalie Tufenkji de la Universidad McGill, dijo que cuando las bacterias se tratan con antibióticos en un laboratorio, las bacterias normalmente adquieren resistencia con el tiempo. En este caso, sin embargo, cuando el extracto de arándano se usó al mismo tiempo que el antibiótico, la resistencia nunca se desarrolló. Dijeron que estaban sorprendidos por su hallazgo y están entusiasmados con el potencial.